iTunes

Canal disponible en iTunes Enlace a la web del autor

Publicidad

sábado, 21 de junio de 2014

50 años en el tiempo

Estamos todos acostados a todo lo largo de la gran sala, como los coches aparcados en batería.
Es la siesta de los alumnos del instituto o de la universidad.
A mi derecha yace una muchacha.
No sé si me gusta o no. Lo que es seguro es que hay una gran atracción sexual entre nosotros dos.
Las piernas se entrecruzan como si estuviéramos durmiendo. Fingiendo dormir.
Y oigo a dos chicas despiertas diciendo que ya era hora que nos enrolláramos. Que lo nuestro se veía ya a la legua.
De pronto siento que alguien se inclina sobre mi para darme un beso y al sentir su cálido aliento sobre mi, me sobresalto al ver que es un chico el que me quiere besar.

Me despierto de golpe y me veo en una zona ajardinada de una zona residencial y busco un nombre en uno de los buzones postales.
Veo que estoy en un barrio de Torrepacheco.
Pero no es hoy. Es un día cualquiera de dentro de cincuenta años.
Conozco la zona pese a los cambios que ha sufrido a lo largo de esos cincuenta años de hibernación.
Voy caminando y llego a una zona concurrida de la ciudad. Ha crecido tanto que Torrepacheco y Pozo Estrecho están unidos y veo por la calle caminando a un viejo amigo. Que ahora es mucho más viejo que yo.
Le pregunto a un vecino "es ese Gines".
¿Ginés Domenech?, ¡ese es su hijo!, Ginés es ese viejo que va por ahí.

Y me veo a un viejo con un largo y poblado bigote blanco. Con unas pequeñas gafas de rejilla circulares del tamaño de sus globos oculares.
¿Ese es Gines?, ¿el que toca la trompeta y se dedica a la ingeniería agrícola?
Sí, ese es.
Esta totalmente irreconocible. Pero aunque yo no lo reconozco, al verme me dice:
"¡Coño, Montoya! ¡Pero si estas igual! ¡Cómo te conservas!"
Y yo le respondo:
"El secreto está en viajar 50 años en el tiempo".

El tonto del pueblo

Me siento imbécil poniendo anuncios de "se busca novia".
Por un lado, por las noches es cuando más ganas tengo de estar acompañado. Bien por la mañana le doy gracias a la vida por estar soltero. Al mediodía estoy genial. Por la tarde empiezo a echar de menos la compañía. Y por las noches la cabeza se me pone llena de imágenes de bellas mujeres. Por la mañana, otra vez me alegro de no tener a nadie a los pies de la cama. Y así todos los días.
Unas veces estoy contento de no tener que rendir cuentas, de no tener que compartir mi casa y mi sueldo, de no tener obligaciones ni responsabilidades ante nadie.
Y otras veces me gustaría tener a alguien a mi lado.
Pero cuando pienso en las veces que la compañía se me ha vuelto pesadilla, pienso en el refrán de mejor sólo que mal acompañado.
Porque son los amigos y están bien para un rato.
Cuando a muchos de mis amigos y a otros muchos otros, la compañía se les ha vuelto una pesadilla, me alegro de estar soltero.
Porque muchos han tenido que dividir sus sueldos. Y lo que es peor: repartirse a sus hijos. O lo que es peor aún: renunciar (por obligación de un juez) a ellos.
Y me alegro de estar soltero.
Me alegro de no tener que compartir mi sueldo, de no tener que enemistarme con la madre de mis hijos y de no tener que renunciar a ellos.
Me alegro de no tener que traer al mundo niños desdichados que arrastren las penas y los traumas de sus padres.
Pienso en el hoy. Y cuando pienso en el mañana, cuando yo sea viejo, que como tantos y tantos viejos, independientemente de que tengan hijos o no, cuando no pueda valerme por mi mismo, el final es siempre un asilo.
Porque mucha gente, aunque tengan hijos, viven en los asilos.
Así qué hoy en día no tiene sentido tener hijos para que lo cuiden a uno, pues de todas formas acabas en el asilo o en el hospital.
Al final, al final, cuando ya no vales, tengas o no tengas hijos, hoy en día vas al asilo.
Antes quizás tenía sentido tener hijos por la egoísta razón de que nos cuidaran cuando fuéramos viejos. Pero hoy en día, lo único que puede salvar a unos viejos del asilo es tener hijos solteros, que no tengan otra dedicación en la vida, salvo la de cuidar a sus padres.
Es lo único.
Al final, o te acostumbras a tu pareja, y la odias. O no te acostumbras y te separas.
Los matrimonios no son tan sólidos hoy en día.
Las mujeres trabajan, no tienen tiempo para tener hijos. No cocinan ni están en casa.
Por un lado, tanto hombres como mujeres queremos ser independientes.
Las mujeres quieren ser madres solteras.
O exigen demasiado, o aguantan demasiado poco.
Muchas no tienen hijos cuando su cuerpo es joven y esta preparado para ello porque se están labrando un futuro y tener un hijo podría suponer un despido en el trabajo o la pérdida de una oportunidad laboral.
Luego, cuando ya están bien situadas laboralmente y se pueden permitir tener hijos económicamente, sus cuerpos ya no están tan bien preparados para concebir. Y les cuesta muchos esfuerzos quedarse embarazadas. Inseminaciones, tratamientos de fertilidad....
Es mucho jaleo ¿no?
Cuando nuestros abuelos "robaban" a la novia en la adolescencia, se casaban y se quedaban preñados con 17 años, con una mano delante y otra detrás....
Ahora lo queremos todo bien planeado.
Con nuestros ahorros y seguros de la vivienda, coche y moto. Que no fumes qué te da cáncer. Que hagas deporte y te tomes estos cereales que te harán cagar...
La gente se moría, y ni se preguntaban de qué. Pues de un dolor y ya está, pues.
Bueno.
Estoy deseando tener perricas, pa comprar comida, bebida, gasolina y echar un polvo al puticlub.
¡El tonto del pueblo!

jueves, 19 de junio de 2014

CURRICULUM VITAE FOR A GIRLFRIEND

Hello!

My name is Juan Montoya Lopez. Also known as 'moncola' or 'el Pavo' (the turkey).
I was born in April the 13th in 1976.

You may wonder why I do this, why I write a curriculum VITAE to seek a girlfriend.
This may be stupid or ridiculous. Yes. And in fact, it is.
I don't mind to seem stupid or look like a stupid. I don't really care about what people think or say about me. If I did, I wouldn't live in peace. So I do what I do and no one should care. I just try to live my own life without hurting anyone. And if someone tries to hurt me, I just ignore or go away from that person.

But, why to write a curriculum for this matter?

I may seem stupid, though I am not. I am quite lackadaisical. I don't get noticed when someone likes me. And many times her reaction to me must be exaggerated or tremendously evident for me to realize. And many times I am too shy to initiate conversation. Especially if the one I like I really like.

Anyway, when I was a teenager I never needed to know about scoring rules, because girls came to me with ease. And it is not to presume. It is a fact. I was cute and I didn't need to bother to go after girls. So I never learned the game.

Now I am nearly forty. The most of my friends are married, have children or live with their second half. I've lived a long while on my own. I was deeply hurt in the past by my last girlfriend. So all these years I didn't want to know anything about women.

Time change people. Or people change their minds by time. Or time heals hearts. Or you forgive and forget. Though I didn't forgive nor forget. Yes I have changed. And I want someone by my side.




This is my aunty and me at my thirth birthday.



This is me (beard) and one of my nefews. About year 2000



And this is me now. Looking for a pretty good looking girl. Hard worker. And with something else in the head than just hair.

I live on my own. I dedicate my life to arts. I have two dogs:


I live in Spain. I love good cuisine, good in quality and quantity.
I love relaxed live. Spend time at home. Walk the dogs. I am smoker and eventually I drink whiskey when I am with friends. When I go out I always take a coffee milk (Italian café latte)

juanmontoyalopez@gmail.com

domingo, 15 de junio de 2014

El Pavo busca una Pava para empollar

Hace unos meses contactó conmigo una belleza rusa.

Ya, un tanto mosqueado, que una belleza así buscara novio por internet, ya me sonaba raro. Así que ya de primeras le advertí que vale, que hablar "todo lo que tu quieras", pero "no me pidas dinero que yo tengo mucho tiempo y tu vas a perder el tuyo".

No tardó en pedirme dinero.

Con una venda grandísima en mis ojos, con forma de cabellos rubios, bonita cara y cuerpo escultural, quería no creer que era otra de tantas estafadoras. (Como ya me ha pasado varias veces. Y seguro que a más de uno también habrán querido estafar, que esté ahora sonriéndose)

Así que sin ceder a sus peticiones económicas, iba yo investigando si todo lo que me decía era cierto o mentira. Había verdades, mezcladas con mentiras. Lo que menos por más, es menos. Así que toíco mentira de la buena.

Fui ciego durante un tiempo porque me había pillado en un momento que mi vida me está pidiendo una compañera.

Hice daño en su momento a alguna novia que me quería mucho. Por culpa de mi entonces inmadurez y miedo al compromiso. El no querer hacerme un hombre con tan sólo trece o catorce años.

Después la vida se ha desquitado conmigo y ellas me han devuelto las bofetadas una a una. En otras palabras: después he sido yo el que siempre ha salido perdiendo en las relaciones.

Ahora quiero hacerlo bien. Quiero meditar bien cada uno de mis pasos. Y quiero iniciar una relación, enamorarme y vivir el final de los cuentos: "...y vivieron felices y comieron perdices..."

Quiero hacerlo todo bien. Estoy dando lo mejor de mi. Llevo vida disciplinada. De artista, pero disciplinada.

Me alimento bien. Salgo a pasear. Hago mis ejercicios de guitarra. Hago el bien. Soy servicial. Me encuentro sano y positivo.

Quiero enamorarme. Ser correspondido. Vivir feliz y tranquilo.

¿Qué sorpresas me depara el futuro?

El Pavo.

viernes, 13 de junio de 2014

Aless Gibaja, el look cool y la movida madrileña

Hola, Alex:

En estos momentos te he visto en la tv.
Me encanta que creas en ti y te muestres total y transparentemente tal como eres.
Me recuerdas a los artistas de la movida madrileña, en esos años ochenta.
Incomprendidos por los convencionalismos y los prejuicios de la gente.

Personas como Macnamara, Pedro Almodóvar, Alaska... Y un largo etcétera. 
La diferencia es que tú buscas un look cool. Mientras que aquellos buscaban un look estrafalario, diferente, reivindicativo y rompedor. Sin ninguna intención salvo la de divertirse y expresar lo que es la juventud: libertad y felicidad.

Hoy en día, los músicos y demás artistas, donde incluyo a los creadores gráficos, están formando parte de una especie de masa homogénea.
Y se echa de menos la explosión de diversidad, originalidad y creatividad de aquellos años.

Desde aquí mi apoyo.

Reverendo Juan Montoya López
Ordained Dudeist Priest


sábado, 7 de junio de 2014

El Loco de las guitarras

Hace un tiempo me he cortado la coleta y me voy a dejar los toros. Dicho de otra forma, cuelgo los pinceles y voy a dejar de pintar.
Pero como todo torero, se dice que se deja los toros, pero la sangre de los toros siempre corre por las venas del torero, y siempre hay alguna vez, o más de una, que el torero vuelve a torear.


Así que de momento, llevo un tiempo sin torear. Aunque a veces, en la plaza de mi finca, le dé unos pases a una vaquilla de vez en cuando.


Y como los toreros, que además de deportistas, son artistas, a muchos les da por pintar y a otros por cantar... “¡Y ahora que estaaamos tan aguuuti-to!”, y demás chorradas.


Yo, como pintor, me ha dado por cambiar de tercio y dedicarme a la guitarra. Pero medio de coña, medio enserio.


Y mira tú por donde, disfruto yo con la guitarra, ¡Ea!


Y me gusta tanto, que le dedico más tiempo a la guitarra que se lo dedicaba a la pintura. Y aunque soy un manta, poquico a poco, voy subiendo escalones y ahora se me puede medio escuchar.


La cosa es que me gusta mucho tocar Blues. Improvisar con la escala pentatónica. Hacer bendings y chulerías de ésas. Queda resultón y, repito, me lo paso muy bien aquí yo solico, tocando mi guitarrica.


Claro, la guitarra es eléctrica. Y hay que enchufarla. Es que si no, no suena.


Para los no entendidos, las guitarras eléctricas tienen el cuerpo sólido, no tienen caja de resonancia y como no las conectes a un amplificador, un equipo de música o a algo que haga que los imanes de las pastillas funcionen, no se va a oír nada de nada.


Claro que puedes tocar flojico, si le das poco volumen al amplificador.


Pero eso, sinceramente, es una mierda. O dicho de otra forma, es muy aburrido.


Lo que da gusto es darle caña al volumen. Y si lo que tienes son amplificadores potentes, como los que yo tengo, es un desperdicio no darle caña. Por lo menos, a buenas horas. Como pueden ser las 12 de la mañana o las 13 horas, de un Sábado. Un Sábado como puede ser este mismo Sábado, 7 de Junio del 2014.


Así que estaba yo dándole caña a mi guitarra, a tó lo que daba. Y qué gusto da oír una buena guitarra como lo es una Fender Stratocaster Mexicana, enchufada a un amplificador de vávulas conectado a un altavoz de 100 Watios de potencia.


La Ostia en pasta.


Pero mis familiares se preocupan cuando estoy tocando a ese volumen. Por lo que no puedo disfrutar al 100 por 100 de mis queridas guitarras, porque tengo que tocarlas bajito, flojito y sin mucho ruido. Joderme, y tocar lo más bajo posible.


¿Es normal que no oiga el timbre de la puerta de mi casa o los perros ladrando (Que por cierto, están ladrando cada dos por tres) cuando estoy tocando a todo lo que da un amplificador de 100 Watios? Hombre, no sé medir cuántos decibelios suenan a ese volumen. Pero es como tener a un avión despegando al lado. O estar con la oreja pegada a los altavoces de la discoteca más cañera de la ruta del bacalao.


Pero no puedo hacer mucho ruido. Ni un sábado a las una de la tarde, ni nunca.



Tengo que estar con mis oídos atentos por si llama alguien y abrirle. Porque si no, ya tengo a los familiares preocupados. Con sus copias de las llaves de mi casa, intentando entrar por si Juan se ha vuelto loco otra vez.